Jugando al TEG

Los políticos a bordo de un monopatín recibieron una lección para guardar y de paso al resto nos invitaron a pensar

Por César Briatore

El titular del bloque de diputados oficialistas, Máximo Kirchner elevó el análisis político muy por encima de lo que nos tiene acostumbrados la agenda cultora de la grieta, nos invitó a enriquecer el debate. En pocas palabras desarticuló los supuestos vectores geopolíticos que establecen una relación comercial entre el gobierno argentino y los laboratorios tanto de China como de Rusia dado que previo a la pandemia del COVID no había habido contrataciones para la provisión de fármacos desde esos laboratorios. Por el contrario, dejó en claro que Pfizer es un asiduo proveedor del Estado nacional más allá de este periodo electoral como para desarmar por doble vía cualquier especulación de un cerco socialista sobre las patricias fronteras albicelestes.

 «Deberíamos mirar bien, podemos, para enriquecer la discusión y si alguno piensa que es una chicana pido disculpas pero les recuerdo y lo saben muy bien.. ¿Cuánto le compra Pami a Pfizer? ¿Cuánto le compró? cuando dicen que es geopolítica ..¿como tengo que entender entonces que el Pami le compre por ejemplo los dos últimos años incluso saldando una deuda que dejó la anterior gestión de 1.400 millones de pesos de remedios oncológicos … 10.000 millones de pesos? Invierte el estado argentino vote a quien vote para conseguir esos medicamentos ¿Eso es geopolítica?  ¿saben cuánto le compramos a Gamaleya?..: Cero  ¿Cuanto le compramos a Sinopharm?..:  Cero ¿Entonces de dónde nace que hay geopolítica detrás de una Argentina que salió a buscar vacunas para poder vacunar lo más pronto a los habitantes de su país?»

Maximo Kirchner

Si tanta elocuencia hubiese significado sólo eso podríamos seguir con nuestras vidas luego de juntar las fichitas del TEG del suelo pero fue más que eso, por suerte. Desarmar la paranoia opositora que intenta inocular temor, cómo es su costumbre, a partir de unos simples datos no es digamos «el gran mérito», es más, debería ser la habilidad de cualquier ciudadano de a pie lo que nos conferirá un mecanismo de defensa individual sobre la manipulación colectiva. Lo realmente fuerte es la denuncia que la permeabilidad de las influencias de Pfizer logró desarmar un andamiaje jurídico en pleno uso del ejercicio democrático y si esto se repite ¿Cómo nos va a ir con el FMI?

«Si un laboratorio nos hizo cambiar el andamiaje legal que había votado el Congreso, ¿cómo vamos hacer con el Fondo Monetario Internacional?»

Máximo Kirchner

Geopolítica for dummies

Aquel que por geopolítica entienda un partido al TEG entre dos nunca entenderá al mundo real porque no alcanzan cien colores para graficar las tensiones en nuestro globo. Aún con muchos colores no podríamos ejemplificar las relaciones por el factor multidimensional de la complejidad política. Si quieren ver al mundo en términos de TEG imaginen cientos de colores en cada mapa de una pila interminable de tableros. Simplificar es una forma de mentir y pretender encolumnar cientos de culturas expresadas como estados nación bajo la lógica binaria amigo enemigo es de una pobreza intelectual digna del llamado al silencio. Sin embargo, a diario y como recurso erosivo se habla de «chavización», «argenzuela» y cataratas de alusiones que solo encajaría en aquel mundo que tenía al Muro de Berlín en pie.

Máximo Kirchner demostró brevemente dos cosas importantes: 1) No existe geopolítica de las vacunas cuando un Estado sale a proteger a su población; 2) Un grupo económico puede imponerse por sobre una decisión de gobierno.

Ante las certezas surgen nuevos interrogantes. Si una empresa que es beneficiaria comercial por ser proveedora masiva del Estado en vez de cuidar a ese cliente es capaz de derrumbar todo un trabajo técnico legislativo que protege a la nación entonces ¿Quien manda? ¿Quién gobierna?

Resulta que no era geopolítica sino Soberanía. En la geopolítica se estudian las cuestiones territoriales inherentes a los pueblos y sus interrelaciones pero generalizar el episodio del giro normativo a una cuestión Geopolotica es hacerle precio. Hay algo que se les ha escapado a la mayoría de los que tocaron el tema y pasa por una cuestión que aquel poder que sobrepasa al poder político es supraterritorial: el poder corporativo que logra imponerse ante el poder político que emana del Estado no mide fronteras, las usa. 

Los elementos constitutivos del Estado son su Población, Territorio, Gobierno y Soberanía. En alguna bibliografía se sintetiza bajo el concepto Poder a los elementos Gobierno y Soberanía por su íntima relación aunque son dignos de distinción. El Gobierno es por un lado el andamiaje jurídico que le da forma al ente colectivo público y Soberanía es la capacidad material de ejercer la autoridad cuando se transgrede al Gobierno. La aplicación de las leyes y su respeto hacen que el Gobierno desarrolle el funcionamiento natural del Poder. En el momento que ese poder se pone en duda el Estado hace ejercicio de la Soberanía forzando el respeto hacia el Pueblo y su Territorio en una aplicación explícita de su autoridad. En definitiva Gobierno y Soberanía son dos instancias en el ejercicio del Poder, una en condiciones normales y la otra de modo excepcional.

“Es soberano aquel que decide en la situación excepcional»

Carl Schmitt

Mundo excepcional

Toda teoría política está incompleta si no se contemplan todos los poderes. Montesquieu sabía que la naturaleza misma del hombre era peligrosa y por ello su poder debía ser limitado, la mejor forma que encontró fue fraccionarlo. Bajo ese concepto las democracias representativas dividen al poder estatal en ejecutivo, legislativo y judicial. 

«Todo hombre que tiene poder se inclina por abusar del mismo; va hasta que encuentra límites. Para que no se pueda abusar de este hace falta que por la disposición de las cosas, el poder detenga al poder»

Montesquieu

Sin que el orden implique un nivel de importancia hay otros poderes. La información es poder y Napoleón Bonaparte lo sabía, en 1815 haciendo uso político de un medio de comunicación se defendió diciendo: «La libertad de prensa debe estar en manos del gobierno, la prensa debe ser un poderoso auxiliar para hacer llegar a todos los rincones del Imperio las sanas doctrinas y los buenos principios. Abandonarla a sí misma es dormirse junto al peligro».  El emperador francés no había descubierto nada, hacía 28 años que ya se le había dado el nombre de Cuarto poder a la Prensa por su posición en el Parlamento Británico. Años más tarde, con la revolución tecnológica y la llegada de la Red de Redes algunos entendieron que las plataformas colectivas de información y aprendizaje como las Wikis, blogosfera y redes sociales imponen nuevas reglas que trascienden los poderes tradicionales constituyéndose en un Quinto poder. La otra interpretación de esta expresión la omito deliberadamente porque prefiero tratarla en extenso en otra ocasión, como sea, por regla general se percibe que hay poder cuando hay autodeterminación, libertad de acción, capacidad de ser ejercido.

Ojalá esos fueran los únicos poderes a entender y contemplar pero ya lo dije, son múltiples colores sobre Múltiples tableros. Hay un Poder que sí por mí fuese y si tendría que ponerle un número sería el Cero, es un poder subyacente, invisible, anónimo, perdurable y casi omnipresente: el Poder Real lo llaman. 

Es más que un grupo de personas, es una casta que posee recursos materiales ilimitados pero tienen la desventaja de no poder ganar limpiamente una votación porque son muy escasos en todo el mundo. Encima de ser pocos son sectarios y elitistas por lo que la cosa democrática no les cae bien.  Deciden por millones y ganan lo mismo que millones. Son un poder aparte porque dominan los otros poderes gracias a su caudal económico que termina siendo algo más que mucho dinero, es influencia, voluntades. Compran sentencias, voltean leyes y hacen tambalear a presidentes. Generan agenda, relatos y la percepción colectiva de la realidad. Son dueños de cada monopolio que absorbe a pequeños emprendedores, tienen relación directa con cada negocio público,  usan las trampas del sistema,  pasean por las guaridas fiscales y nunca les vas a ver la cara, solamente podrás conocer algún embajador, un mensajero de la franquicia.

Son los dueños de todo aunque sea en pequeñas partes porque más que dirigir les gusta incidir. Son el estímulo a la reacción. Ponen precios más allá de las reglas del mercado y tienen por hábito no pagar impuestos. Vieron en la pandemia otra oportunidad de lucro y obviamente les importa tres carajos el planeta y cualquiera de nosotros. Les gusta Endeudar, Fugar, Lavar y saltar del rol Deudor al Acreedor sin ponerse colorado. Tienen su propio lenguaje, si te invitan a negociar es porque ya estás bajo extorsión. Les gusta las apariencias formales como si ello pudiera atenuar lo salvaje. Su dinámica es transversal y al ser desarticulada en lo geográfico, por carecer de límites políticos, logran un esquema totalitario a nivel global que les permite absorber a poderes circundantes menores. Es un invasor y no mide consecuencias para lograr su objetivo al avanzar con su influencia. Se trata de un agujero negro de poder que traga todo a su paso. El Poder Cero es tan real como cualquier otro y ha sido tan hábil que nadie lo cuenta como para enumerarlo.

De esto hablo Máximo [Video], de algo que atropello al Poder político, que vulneró el trabajo legislativo y que cuando se ve en perspectiva la campaña mediática lanzada desde esos espacios donde estas empresas son fuertes patrocinadores combinada con la presión política encarnada por los cultores del Cambio todo cierra. Nos quebraron por más que caminemos con una sonrisa y por delante tenemos grandes desafíos como la resolución de la deuda. El Poder Real desdibujó al Estatal y es natural sentir miedo porque se supone que nada está por sobre lo político.

Que la Argentina pueda acceder a los medicamentos desarrollados por Pfizer, Johnson &Johnson o Moderna es bueno pero que la inflexibilidad de los laboratorios ante nuestra legislación obligue a una reformulación mediante un DNU es gravísimo. Estamos ante una ostentecion de poder del sector privado externo por sobre el poder político en una crisis fuera de toda prevision. Cualquier similitud con otros temas no es coincidencia, estás ante un Modus Operandi

Al final es cierto, no es una cuestión de Geopolítica, estamos ante una causa de excepción donde se juega la Soberanía.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s