El juego del poder

La persistencia de una mecánica mas allá de las voluntades populares en el contexto de una volatilidad extrema

Hace unos días compartí en una nota una serie de opiniones sobre la controversia acerca del Canal Magdalena. Es evidente que es un tema sensible, hay mucha confusión en la opinión pública y se habla muchísimo de ciertas cuestiones mientras que de otras parece que sigue bajo un inexplicable manto de hermetismo. En esa nota toque varios botones de un problema complejo y parece que alguna tapita de algún botón estaba media floja, gastada tal vez. Algo pasó, resulta que toqué algún botón que se desarmó y soltó el resortito que tiene el coso de la escomúnica que pasa por debajo  del cuchuflo que trababa la Caja de Pandora. El día pasó a tener menos horas y todo empezó a correr más rápido. Ya no era una opinión sino un grito.. ¿Por qué no?

Duelo a Garrotazos – Goya

Una pregunta mal hecha obtiene respuestas equivocadas me enseñaron una vez y no me olvide nunca más de eso.  Por lo tanto,  ahora vuelvo a preguntar como corresponde esta vez, ¿Por qué si? ¿Por qué SI necesitamos una empresa nacional de dragado? Paso a explicar.

El dragado en la Argentina fue privatizado a partir del año 1995 cuando una ola liberal regional se impuso de la mano de Menem – Cavallo e hizo una reducción drástica del gasto fiscal en pos de lograr el tan mentado equilibrio en las cuentas del Estado. Los cráneos dijeron Eureka! Matemos un estado elefantiásico con una licitación en el corazón y así el fisco no deberá invertir y sostener servicios públicos (aunque tengan valor estratégico) logrando una doble ganancia. El estado no gastaría pero además recaudaría impuestos de esas empresas que se ocuparian de esa fea tarea de ser eficientes y asi cada cual que pague por lo que usa. Todo muy lindo, todo muy lógico pero no funcionó. Y no es que funcionó más o menos y dale que va.. No funcionó pero Mal, no funcionó y no va a funcionar jamás. No va a funcionar ni el dragado ni ninguna actividad estratégica dada en concesión porque lo importante no es la concesión sino el posicionamiento estratégico justamente. Tal es asi, que para sacarse de encima el dragado y balizamiento de la Cuenca del Plata la Argentina le cedio a una empresa extranjera en concesión a esas obras a cambio del peaje. Moraleja, nadie sabe bien cuanto se draga pero peor aun el Estado al no tener el control del peaje no sabe bien cuanta mercadería circula por sus vías navegables. Ahora que se entiende y repito: No es una cuestión de costos o gastos, es una cuestión estratégica.

Las empresas concesionarias tuvieron siempre al público de rehén y al estado de cómplice. En ese contexto maximizaron rentabilidad sin remediar o disimular sus costos. Fueron creativos y funcionales, cuando el gobierno apretaba el cinturón ellos también hacían lo mismo. No para sí mismos sino para su clientela cautiva. Pero cuando asumía un gobierno generoso y contemplante de este abuso entonces se ponían la piel de oveja y de ese modo consiguian suculentos subsidios. Liberal con los liberales y mangueros con los Nac&Pop.. Esto es una fija y no hablo de las distribuidoras de energía ni de las empresas de transporte público de pasajeros ni de los concesionarios en la recolección de residuos o las empresas de catering en los colegios.. Hablo de todas, hablo de la trama en su conjunto. Todas las empresas que tienen al Estado como socio garante de sus actividades lucrativas tienen un modus operandi que revela que sus acciones no son casuales. Son premeditadas y consensuadas por un mismo criterio. Defender la continuidad del negocio y lograr la mayor rentabilidad en el menor plazo. No esta mal que quieran ganar plata, lo que esta mal es que patean la cabeza de un Estado que la tiene en el piso.

La trama es grande, basta con ver en los portales de medios o en las campañas políticas como retornan el favor en un gesto de inusitada generosidad. Sus GIF animados abundan en portales y blogs, aparecen en los trípticos de las convenciones en elegantes hoteles y animan a publinotas de singular espontaneidad digna de una comedia en la calle Corrientes. La trama no es grande, es inmensa, tan grande es que sobrepasa los límites de una politica que pretende jugar al bipartidismo pero termina siendo al final una charada para la gilada.

El poder de estas empresas radica en eso, en ser parte de algo establecido, están ahí desde antes que asuma un funcionario y quedará ahí el día que tenga que vaciar su despacho. Ellas son seguras, confiables, van a seguir ahí aun después que la sociedad reclame un cambio de gobierno. Su poder radica en no ser el signo de una política de estado sino el rasgo de un modelo. Un modelo que funciona. Les fue tan bien trabajando en – con – para el estado que estas empresas extendieron su trama de modo suprapartidario hasta lograr sobrepasar los diques ideológicos. Son estructuras claramente más allá de las expresiones partidarias y tienen una pirinola donde todas sus caras dice Toma Todo. Intocables por naturaleza se refieren al Poder Ejecutivo Nacional como “puesto menor” y se te cagan de risa en la cara cuando preguntas ¿Por qué no?

Es imprescindible sacar los pies de la fuente liberal y darnos cuenta que en cuestión de recursos hoy por hoy no hay grieta

Ahora veremos si se ríen cuando les cuente porque Si. La respuesta es simple, tiraron tanto de la cuerda que se rompió. La pandemia y la campaña presidencial más cara del mundo con el auspicio del FMI ponen en agenda una cuestión central. ¿Cómo y cuándo salimos del liberalismo económico? ¿Cómo y cuándo la Argentina como estado soberano va a gestionar sus recursos? Y por último ¿Cómo y Cuándo este pueblo va a vivir una vida acorde a las multimillonarias sumas que pasan por frente de cada rancho?? Es simple, es ahora o nunca. Es necesario pensar cambios estructurales en la administración nacional de los recursos reconociendo que el modelo tan entramado sencillamente fracasó por insostenible. Es imprescindible sacar los pies de la fuente liberal y darnos cuenta que en cuestión de recursos hoy por hoy no hay grieta. Ningún cambio de gobierno trae consigo la rectificación en políticas ni de energía, ni minería, ni pesca, ni vías navegables ni ninguna otra área que haya sido liberalizada. Entonces ¿Por que si? Porque la Argentina entró a la Pandemia con una deuda a 100 años y como no se puede pagar se la patea para dentro de 110 o 120 años. En este escenario el Estado nacional debe meter mano a cada caja porque sino mientras los de abajo sufren recesión, los del medio siguen especulando y los de arriba se hacen los distraídos.

Cesar Briatore

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s