Buscando ese abrazo de Lealtad

Veía hace unos días el estudio de la consultora Llorente y Cuenca sobre el Frente Todos y la primer impresión es notar cuánto le gusta al peronista distinguirse de otro peronista. Más allá de la visión reduccionista con que esa empresa expone el actual esfuerzo por la unificación del electorado hay que reconocer que no logramos traslucir la esencia del peronismo por sobre los matices y ello atenta al fin de ganar una eleccion.   La fragmentación y los pareceres es algo natural en una aglomeración que pasó por tanto y disculpen que no use el término organización porque el peronismo realmente no lo es, el Partido Justicialista podrá serlo pero es la misma diferencia que puede haber entre un cuadro y un club de fútbol. Poniéndome de ejemplo, desde los ocho años o algo asi digo que soy de Boca y nunca tuve carnet como asi también desde hace décadas que me identifico como peronista y solo hace un par de años figuro en el padrón. 

Hay peronismo sobrepasando los límites del partido, sus organizaciones y todas las alianzas que históricamente se han acordado con fines eleccionarios. De boca de varios politólogos he escuchado muchas veces que el peronismo es “frentista” y para variar no concuerdo con ello; el peronismo es abarcativo en una gran pluralidad de fuerzas que trabajan independientemente. Hay peronismo en agrupaciones, partidos provinciales, expresiones populares, organizaciones sociales, sindicatos y hasta cámaras empresariales. Habiendo establecido que el peronismo excede los límites de un partido se debe reconocer tantos peronismos como estampas dejó Juan Domingo en su Pueblo. Claramente el General no es el mismo el del día de la Marcha por la lealtad que el de Puerta de hierro porque todos nos hacemos en el tiempo y el peronismo nunca se ancló al día de su nacimiento. A ello hay que sumar los giros que ha dado el mundo, el enfoque pragmático que antepone la necesidad a la ortodoxia y las marcas profundas que han dejado líderes fugaces como Eva y Néstor. Es de esperar que a algunos les cueste entenderlo al peronismo y ello es así porque más que grupos que se unen para fortalecerse lo que hay es un sentimiento profundo que subyace en organizaciones con distintos enfoques, métodos y  fines. Definitivamente no se trata de un partido sino de un movimiento, un movimiento de ascendencia social que empieza con el reconocimiento de derechos.

Los analistas ahora hablan de peronismo  K, no K, PJ Federal e interminables ismos pegados a nombres de vuelo corto sin entender  la visión que convoca y aglutina al movimiento siendo la justicia social su expresión más sintética. Ese objetivo no es fácil ni gratis y nos ha costado mucha sangre como para abandonarlo es por ello que en la adversidad se busca la inspiración, la sabiduría y el recuerdo de aquel momento victorioso ante la vida que justifica todo dolor. Es cuando se refresca la doctrina y la simplicidad del criterio para entender a toda una sociedad según si se es o no un Trabajador, así de simple.

Ahí estamos, a un paso, solo a un paso, uniéndonos en un gesto de lealtad que va más allá de una bandera o un sello, ante la vista de los que no nos entienden y pretenden definir bajo su lógica escasa un hecho maldito para ellos y complejo hasta para nosotros mismos. Nos bajan el precio y no apuestan a este futuro porque les duele reconocer que hacemos funcionar mejor al país transpirando la camiseta que ellos siendo banca. Eso no importa, ya estamos cerca, vayamos a una nueva historia, a una nueva etapa de reconocimiento de derecho y hagámoslo con esos principios que fundaron este movimiento.

Pero Guay! La lealtad es una búsqueda en dos sentidos, desde abajo somos leales con quienes nos reconocen y desde allá esperamos la misma lealtad. Que no se olviden el porque les dimos a un puñado de los nuestros el honor de llevar a cabo nuestros planes. Nosotros militamos, hacemos política en todos lados, bancamos, llevamos las banderas, los bombos y las rimas pero no alcanza con un  saludo ciego mostrando los dientes. Nuestra lealtad tiene que tener una vuelta, cono en un abrazo, damos lealtad y reclamamos lealtad. Hay festejo cuando festejemos todos, todavía no, falta poco. Habrá asado y risas cuando haya para todos, mientras tanto, la remamos. Espero que no nos decepcionen.

Cesar Briatore

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s